Jardines del Templo de Debod


Jardines del Templo de Debod
Jardines del Templo de Debod


Jardines diseñados para acompañar al templo donado por Egipto a España en 1968, y que fue instalado en el lugar ocupado por el antiguo Cuartel de la Montaña.
Con dos grupos de cipreses ejemplares, a modo de grandes columnas de recibimiento, se divide en dos ámbitos a derecha e izquierda. El templo se sitúa con orientación E-O, acompañado por dos sencillas láminas de agua sin caños ni surtidores, que forman una figura troncocónica de reminiscencias egipcias con dos anchos paseos laterales que desembocan en un balcón.
Desde aquí se puede contemplar la famosa cornisa del Manzanares, con el Palacio Real, la Casa de Campo y los atardeceres más hermosos de Madrid.
Los parterres del jardín, que se desarrollan a ambos lados, sólo realizan la función de marco vegetal de esta atractiva perspectiva, y se cierran en sí mismos con plazas, plátanos de alineación y grupos de palmitos y plantas mediterráneas sobre las praderas.


Lugar de celebración

Jardines del Templo de Debod


Paseo Pintor Rosales, s/n

En 1968 Manuel Herrero Palacios diseñó estos jardines de 8 hectáreas, situados en la zona de Princesa, para que en ellos pudiera instalarse y luciera en todo su esplendor el Templo de Debod, donado a España por el gobierno egipcio.

El templo funerario, con más de 2000 años de antigüedad, fue rescatado de las aguas de la presa de Asuán por un equipo de arqueólogos español, traído piedra a piedra y reconstruido en su actual ubicación después de que el gobierno egipcio se lo regalara a España. Se instaló sobre los restos del Cuartel de la Montaña según la misma orientación solar que tuvo en su lugar de origen. El jardín disfruta de magníficas vistas de la Casa de Campo, el Parque del Oeste y la sierra.